Crítica de “Diré Tú Nombre”, de Sean Penn.

16265378_10154074850946513_9103847277516978820_n

Tras su paso por Cannes nos llega el quinto largometraje del reconocido actor Sean Penn. 10 años después de la genial “Hacia Rutas Salvajes (2007)”. Todos estábamos expectantes por la llegada de su nuevo proyecto con Javier Bardem y Charlieze Theron como protagonistas. ¿Nada podía salir mal?

La historia de la película nos lleva hasta Liberia (África), donde en medio de un conflicto bélico Miguel (Javier Bardem)  y Wren (Charlize Theron) intentan ayudar prestando refugio y ayuda médica a los ciudadanos que sufren la guerra. Inevitablemente Wren y Miguel conectan en medio de tal desastre, pero no pueden evitar chocar entre sí por sus fuertes personalidades y por tener puntos de vista diferentes en el conflicto que está teniendo lugar.

La controversia era inevitable. Ya que estamos en una historia donde se prima más la importancia de una historia de amor (a la que se podría tachar de adolescente), que al verdadero conflicto que interesa al espectador (¿Por qué está ocurriendo esta guerra?). No se puede pretender concienciar al espectador sin dar una base de lo que realmente ocurre a nuestro alrededor, sin dar un motivo lo suficientemente fuerte por el que esta historia deba ser contada. Dando por tanto un producto, que parece que se aprovecha de la desgracia ajena para intentar crear un producto comercial más.

LF2_5498.NEF

La guerra queda expuesta desde el horror más extremo, como fórmula de propaganda abusiva que presente adoctrinar al ser humano. Un desagradable abuso, que acompañan las ideas opuestas entre los personajes sobre cómo realmente pueden ayudar ante tal castrofe. Un efecto que da personalidad a los personajes, pero que nos separa de lo realmente importante, la historia que está ocurriendo mientras ellos están hablando. Rodada con distintas cámaras, empleando muchos planos cortos y zooms que la dotan de un efecto documental que permite dar realidad a lo que acontece. Pero ni la fotografía, ni la música consiguen soportar una narración nefasta. A la que hay que sumarle unos confusos y continuos saltos temporales, que solo consiguen marear al espectador.

Quizá la mejor parada sea Charlize Theron, con un personaje que a través de sus influencias paternas, queda marcada de por vida en la busca de ayudar y crear un mundo mejor, y que inconscientemente le permite encarrilar su vida. Conectado con el personaje de Javier Bardem, que aunque pasable expresa ideas nefastas, defendiendo que cada persona debe vivir su realidad y buscar la belleza en lo que tiene pero que es inútil intentar cambiar al mundo. En conjunto crean una disputa basada en defender tus propias ideas y dejarse llevar por el deseo, con los diálogos que llegan a ser irrisorios.

LF2_4818.NEF

En el resto del reparto, un grupo de estrellas secundarias súper desaprovechadas. Jean Reno, Jared Harris y Adèle Exchaopoulos, se limitan aparecer unos segundos y decir sus frases. Muy denunciable este último caso, insultando el talento de la actriz francesa reconocida por su papel en “La Vida de Adéle”, interpretando un papel menor y sin mera importancia. Un caso cada vez muy común cuando los actores extranjeros dan el salto a las producciones Hollywoodienses.

No dudo que hay buenas intenciones al crear este producto, pero es triste ver como la realidad queda en un segundo plano frente a una historia de amor ya vista y que no consigue emocionar al espectador. Un conjunto de ideas desdibujadas que no dejan claro cuál es tu objetivo.

NOTA: 1/5

Juan Carlos Aldarias Villacañas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s