Crítica de “Resident Evil: El Capítulo Final”, de Paul W. S. Anderson.

Tras 15 años de vida, la longeva visión de “Alicia en el país de las pesadillas” de Paul W. S. Anderson, llega a su fin. Analicemos la situación: Por un lado, la película es la adaptación de una popular saga de videojuegos de mismo nombre, de la que prácticamente es lo único que tiene en común (si exceptuamos un par de referencias). Por otro, cada entrega ha ido evolucionando en un frenético bucle de explosiones para el deleite de los amantes del cine palomitero. No se puede evitar hacer algo de sangre ante lo que estamos viendo, pero es que la película no pone nada de su parte para evitarlo.

Era inevitable estar expectantes ante lo que se ha anunciado que sería el capítulo final. Lo que significa triplicar los elementos típicos de la saga: más zombies, más Alice, más patadas, y más impresionantes agujeros de guión… Y aunque los finales de las historias están creados para redimir todos los fallos anteriores, aquí vuelve a caer en el hoyo. Una horrible estructura en la que volvemos a encontrar tópicos como: personajes de anteriores entregas que desaparecen inexplicablemente. La idea de una Alice con poderes que lo mismo vienen que se van. Buenos que son malos y viceversa. Muertos que no lo están del todo. O el eterno truco de los clones, para despistar al espectador…

Milla Jovovich;Ali Larter;Eoin Macken;Fraser James;William Levy

A pesar de todo, Resident Evil conserva a su talón de Aquiles. Milla Jovovich vuelve a ser la reina del cotarro. Ella es realmente lo que mantiene a la franquicia, un personaje femenino fuerte que se ha convertido en uno de los grandes iconos pop del último siglo. Sin embargo, no hay por dónde coger a sus compañeros de reparto. A pesar de rescatar a Ian Glen como villano y tener a Sawn Roberts (Wesker) tras las sombras, su amenaza se va desinflando siendo meros peones en la historia, que no aportan gran epicidad al conjunto. Por no hablar del equipo de Alice (con las olvidables interpretaciones de destacables fichajes como el modelo William Levy y Ruby Rose (Orange is the new black)). Un conjunto de cebos que simplemente están ahí para que seamos conscientes del peligro de la situación, pero que no generan ningún tipo de empatía. Tan inservibles que podrían haber sido creados por cgi y ahorrarse un par de sueldos. La única que consigue salvarse de esta hecatombe interpretativa es el regreso de Ali Later, que sin tener una presencia demasiado importante, al menos alegra volver a ver como la mano derecha de Alice.

Los zombies son muy atractivos. Pero desde mi punto de vista no deben de estar ligados obligatoriamente al género de terror. Ya que Resident Evil funciona bien como una película de acción, pero deberían evitar la infectiva técnica del susto fácil. Un efecto que repiten miles de producciones y hacen vomitar al espectador actual. El factor que cumple con creces es el de volver a aumentar su espectacularidad. Probablemente estemos ante la película más impresionante de la saga. Pura adrenalina, acompañada por un montaje apresurado que no puede evitar saturar y hacer que el espectador olvide por completo lo que acaba de ver hace 5 minutos. A nivel general no cumple las expectativas, pero nos regala momentos nostálgicos que deleitaran a los fans.

Milla Jovovich

Como NO fan de la saga he de decir que debemos destacar la primera película que sin tener un abultado presupuesto consiguió sacar partido de la situación. Con elementos los suficientemente enrevesados para atrapar al espectador, buenas escenas de acción, una protagonista con carácter y una historia más lineal y “coherente”. Prefiero quedarme con ese buen sabor de boca, probablemente con el paso de los años no me siente a ver las secuelas porque creo que solo han hecho daño a esta “modesta” idea inicial. Sinceramente, por una vez la idea de reboot suena hasta celestial, porque los síntomas de agotamiento con esta franquicia vienen desde lejos.

En general, un nuevo espectáculo palomitero que a pesar de cumplir a nivel visual deja un sabor amargo con respecto a las expectativas que nos habían generado (Puro marketing). Es imposible borrar al personaje de Alice de nuestras retinas, pero es hora de dejar volar a Milla Jovovich.

NOTA: 2/5

Juan Carlos Aldarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s