Crítica de “Yo no soy Madame Bovary”, de Feng Xiaogang

yo-no-soy-madame-bovary.jpg

Este viernes llega a las salas la última ganadora del Festival de San Sebastián. Dirigida por Feng Xiaogang, “Yo no soy Madame Bovary”cuenta las desventuras de Xuelian, una joven que decide falsear su propio divorcio para comprar un apartamento junto a su marido. Sin embargo, cuando el divorcio es legal, Xuelian descubre que su marido está saliendo con otra mujer y que ha sido acusada de adulterio. La protagonista decide anular el divorcio, con el fin de volver a casarse con su marido y separarse de nuevo, intentando sacar provecho de una situación de la que no ha podido obtener nada. De esta forma comenzará una carrera judicial, con el fin de obtener un futuro digo y a la vez vengarse de su marido.

Una historia hecha para criticar al sistema político de china, con una fina ironía y con el gran aporte de tener a una mujer que acaba sin querer liderando una revolución contra el sistema burocrático del país. Todo lo que tiene el personaje de terco, fuerte… se queda completamente olvidado cuando la historia evoluciona renunciando a los principios, para contar clichés llenos de dramatismo, y resoluciones que aluden a lo infantil. Terminado por asfixiar a un guión que a priori sonaba bastante interesante. Los momentos de comicidad, casi pueden contarse los dedos, donde lo predominante es el sufrimiento, algo que carece de importancia para el espectador, porque realmente no llega a entrar en la película. Dejando a una protagonista como un constante correcaminos que no va a ninguna parte.

Yo_no_soy_Madame_Bovary-309424993-large.jpg

Curiosamente lo único destacable de la cinta es el hecho de que su director, decidió que la historia debía contarse de forma circular y en 1,66. Su propio formato de representación que le da la historia un estilo propio. Dando esa sensación de que lo que está ocurriendo es algo limitado y oculto. Una oportunidad creativa pero que hace que tanto espectador como personaje se pierdan, generando que nos sintamos tan perdidos como la protagonista, pero no por los motivos que se debería.

Fan Bingbing (premio a mejor actriz en dicho festival), es la única que destaca en el elenco. Lleno de hombres trajeados corruptos, que no llegan a tener demasiado peso. Y que como en la vida real, van pasándose en el marrón de unos a otros y mareando a la protagonista. Unos somnolientos 128 minutos de cinta en los que la trama no avanza y simplemente nos deja un deleite visual que está por encima del resto del filme y que probablemente caiga en el olvido.

NOTA: 1,5/5

Juan Carlos Aldarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s