Crítica de “Alien Covenant”, de Ridley Scott.

18268225_10154331690495426_9056842852713666831_n.jpgCitando palabras de su propio director, Ridley Scott: “La gente se va a cagar de miedo”. ¿Puro marketing? La saga Alien goza de ser una de las franquicias más queridas por el público desde el estreno de su primer filme en 1979. Catapultada como película de culto que ha servido de referente para todas las películas posteriores que tenían lugar en el espacio. Constituyendo una línea temporal en la que nuestros queridos xenomorfos han tenido la suerte de llenar las salas con sus (ahora) ocho entregas. Tras la polémica Prometheus (2012), Scott se sienta por tercera vez en la silla de director para seguir explotando a una de sus grandes joyas. Y claro, teniendo al creador original de por medio, ¿quién puede resistirse a semejante dulce?

Con aquella precuela ya pudimos comprobar el interés del cineasta por ahondar en las raíces no solo de esta mortífera criatura, sino también abordando preguntas existencialistas entorno al origen de la creación. Un planteamiento al que se le sigue dando forma en este nuevo capítulo, donde la tripulación de la astronave Covenant se dirige a un planeta inexplorado con el fin de colonizar el territorio para permitir la supervivencia de la raza humana. Lamentablemente el planeta aguarda unos oscuros parásitos cuyo principal instinto es la aniquilación de todo ser viviente.

Esta nueva saga no puede evitar parecer un intento de Scott por resarcirse del daño que acabaron haciendo las secuelas del material original. Entregas comerciales en las que no había espacio para responder a cuestiones tan simples e interesantes como la procedencia de estos seres alienígenas. Quizás también con el fin de resarcirse de esa gran parte de las críticas que le llovieron tildando a Prometheus de ser un producto lento y aburrido, el director decidió vender esta secuela como una acercamiento de la atmosfera tenebrosa de aquel primer Alien: el octavo pasajero y con la acción de su secuela Aliens: El Regreso. Nosotros como buenos ilusos hemos caído en la trampa de una genial campaña publicitaria que aclamaba el regreso del terror con mayúsculas a la saga. ¿Entonces cuál es el problema?, ¿Hay sangre? Si. ¿Es más terrorífica que Prometheus? Probablemente. ¿Aporta realmente algo? No. Y eso puede ser bueno para algunos puesto que prácticamente no arriesga, incluso podemos volver a disfrutar del “bicho” en todas sus formas posibles como ya vimos en entregas posibles. Sin embargo, gran parte de la audiencia nos quedamos indiferentes ante la pantalla con otra secuela de Hollywood que no aporta gran cosa. Que si, que sus diálogos filosóficos sobre la evolución del hombre, su agresividad y su lucha por la supervivencia realmente son interesantes, pero ¿es necesaria esta sangrienta odisea?

Alien Covenant_DF_14740 .jpg

Lo que está claro es que el director ha optado por suprimir las carencias emocionales de los personajes hasta el extremo. El único que consigue destacar es el siempre soberbio Michael Fassbender. El resto de la tripulación como suele ocurrir en este tipo de odiseas brilla por su ausencia. Meros conejillos de indias, para el disfrute de los espectadores más acérrimos al gore, con una falta de profundidad que se convierte en un recurso repetitivo de este tipo de cintas. Sin tener unos personajes secundarios mucho más destacables Alien o Prometheus conseguían con pocas escenas que pudieras entender las inquietudes o el carácter de los personajes. Un aspecto muy descuidado que también afecta a su protagonista, Katherine Waterson. Cargándose (no sabemos si aposta) uno de los pilares más representativos de la saga: la representación del personaje femenino protagonista. No hay tiempo para gozar de la fuerza de la comandante Daniels (excepto en su tramo final),  que no llega a cubrir el rol de chica guerrera tan icónico en la franquicia. Esa nueva forma de crear personajes protagonistas para mujeres que catapulto Sigourney Weaver y que sucedió satisfactoriamente Noomi Rapace.

El cineasta intenta superarse en su crudeza visual y exceptuando dos momentos, prácticamente no consigue su propósito. Las escenas de su Covenant no consiguen lucirse como aquel mítico xenomorfo que reventaba el pecho de John Hurt o esa curiosa “cesárea” de Prometheus. Aunque esta nueva entrega deje una lejana sensación de déjà vu (tenemos abrazacaras y revientapechos en el menú…), las referencias a otros clásicos de la ciencia ficción y a Kubrick están muy presentes y son de agradecer (bendita madre). Como era obvio consigue cumplir en el apartado técnico. Una deslumbrante dirección de arte a la que acompañan los correctos efectos especiales y la eficaz Banda Sonora de Jed Kurzel. Sin embargo su ritmo es demasiado lento, las escenas nocturnas carecen de suficiente claridad para hacerlas visibles, sus secuencias de acción son demasiado rápidas y anecdóticas (prácticamente abordan 3 secuencias) detalles que deslucen aún más el acabado final.

Alien Covenant_DF_06875.jpg

Sin duda estamos ante un creador con potencial, es el padre de Alien, Gladiator o Blade Runner. Pero sus intentos por intentar resurgir el género quedan a años luz del producto original. Un efecto que recuerda a lo que ocurrió con George Lucas y su Star Wars. Muchas veces el creador debe dejar paso a nuevas mentes, que aporten una nueva visión a la historia. Su conexión con la anterior cinta es digna de reverencia y  nos regala una de las mejores secuencias de la cinta. Al final uno se queda entre dos aguas con la decepción de lo que debería de haber sido la auténtica secuela de Prometheus. Trayendo un producto que opta por “reiniciar la saga” que se acerca más a un sacacuartos de consumo rápido que a una historia creativa que aporte. Algo en lo que sin duda se nota la mano de los productores. ¿Tan difícil es que le den luz verde a Neil Blomkamp  y nos llegue esa ansiada Alien 5 y nos dejemos de historias? Para bien o para mal tenemos aliens para rato.

NOTA: 2/5

Juan Carlos Aldarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s