Crítica de “Dunkerque”, de Christopher Nolan.

20140085_1748442858530010_5915620872782772227_n.jpg

El director de películas tan aclamadas tanto por el público como la crítica como la trilogía de “El Caballero Oscuro”, “Origen” o “Interstellar” ha vuelto a hacerlo. Sí, efectivamente estamos hablando nada más y nada menos que de Christopher Nolan. El director regresa con uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, “Dunkerque”, un film ambientado en pleno 1940, en la segunda guerra mundial y que se convertirá claramente en una de las películas de este año brindando al espectador un espectáculo lleno de épica que dejará sin aliento. ¿Quieres saber lo que nos ha parecido? Pues entonces no dudes en seguir leyendo.

En plena Segunda Guerra Mundial, cientos de miles de británicos y tropas aliadas se encuentran rodeados por las fuerzas enemigas en la ciudad francesa de Dunkerque. Atrapados en la playa con el mar a sus espaldas, se enfrentan a una situación imposible mientras el ejército contrario se aproxima. El proyecto de Nolan relata la Operación Dinamo, también conocida como el milagro de Dunkerque, una complicada operación de evacuación del destacamento aliado en territorio francés que tuvo lugar a finales de mayo de 1940. Esta operación permitió el rescate de más de 200.000 soldados británicos y más de 100.000 franceses y belgas.

1.jpg
Tommy, interpretado por Fionn Whitehead huyendo en una de las primeras escenas de la película.

Claramente Nolan se consolida como uno de los mejores directores de esta generación. Ya no solo por el modo de dirigir, el cual es excelente, sino por las distintas historias que brinda al espectador. En esta ocasión, en “Dunkerque”, Nolan nos brinda una experiencia sin igual. Y digo precisamente esto por varios motivos. Nolan coge al espectador y lo introduce en la película. Lo introduce en la guerra. Y lo mete de tal forma en la guerra que no le suelta. Y claro, esto se debe también a varios aspectos. La historia está contada desde tres puntos de vista: tierra, mar y aire. Y junto a esto, encontramos que estas tres historias, están intercaladas asumiendo cada una, una línea temporal distinta a las otras dos. Sí amigos, Nolan vuelve a jugar con el tiempo y lo hace de una manera sensacional. Y claro, ya os podréis imaginar que luego todas estas líneas temporales se unirán en un momento concreto. Y vaya momento. Pero no es solo por esto por lo que “Dunkerque” se va a convertir en una de las mejores películas del año. Es también por el hecho de que el espectador se encuentra ante lo que parece una película muda debido al poco diálogo que hace presencia en el film. Yo de hecho agradezco esto. Pienso que el mejor modo de expresar algo es con acciones y no con diálogos. Y que esto que os comento sea así en el producto que brinda Nolan al público, es sin lugar a duda de agradecer, al menos para mí. No exageraría para nada si os dijese que todo el diálogo que hace aparición en la cinta corresponde más o menos a un cuarto de las páginas del libreto del guión.

BB-T2-0044.jpg
Farrier, interpretado por Tom Hardy en un Spitfire, en una de las escenas de la película.

“Dunkerque” efectivamente es una película bélica. Pero aparte de ser una película bélica, es una película dónde la supervivencia es el tema principal. Porque no nos engañemos. Dunkerque es la historia de una derrota. Pero también es una historia de supervivencia. Y esto Nolan lo ha tenido muy claro desde el momento en el que se planteó hacer este proyecto. Efectivamente no he podido hablar con él para comprobarlo, pero es algo que cuando uno disfruta la película, lo nota. Nolan efectivamente ha querido contar la historia de lo que ocurrió en Dunkerque, pero también ha querido compaginar esta historia con una experiencia inmersiva para el espectador. Y no solo por la tensión que envuelve la película durante todo su recorrido haciendo que el espectador no pueda respirar, sino por la gran cantidad de personajes que posee el proyecto y lo que estos tienen que hacer y contar.

Nos encontramos ante un proyecto que carece de construcción y desarrollo de personajes. Pero esto necesariamente no es algo malo. En “Dunkerque” Nolan tiene muy claro lo que quiere contar, lo que quiere transmitir. Y tanto la construcción como el desarrollo de personajes no le hacen falta. Es más, le molestan. El proyecto va a lo que va. Como es de suponer, en cada punto de vista encontramos a varios personajes, y todos, absolutamente todos, cumplen a la perfección. Desde Fionn Whitehead interpretando al maravilloso Tommy, pasando por Tom Hardy como Farrier hasta el sensacional Cillian Murphy entre muchos otros. Es un reparto, que en su mayoría el director conoce a la perfección, y que al ya haber trabajado juntos, el resultado que proporcionan no podría ser otro que perfecto. Ya sé que muchos os lo estaréis preguntando. ¿Qué tal Harry Styles como Alex? ¿El chico cumple? Pues ya os puedo adelantar que sí. Y vaya que sí cumple. Como muchos han dicho ya, el chico se ha ganado el papel por méritos propios, y eso sin duda queda reflejado en pantalla.

BB-T2-0051.jpg
Alex, Gibson y Tommy en la playa, en una escena de la película.

A nivel técnico, la película es abrumadora. Ya no solo por el cómo se ve. Si no por el cómo se escucha. La calidad de imagen es insuperable. La película está rodada con cámaras IMAX y en 70mm, con lo que ya os podéis hacer una idea. Sencillamente brillante. Y junto a esto, lo efectos especiales. Mira que en la mayoría de ocasiones uno logra darse cuenta de la presencia de estos, pero oye, parece que “Dunkerque” no tiene CGI de lo cuidado que está. Como os he dicho, la calidad de imagen resulta insuperable. Pero lo que hace que “Dunkerque” sea lo que es, es claramente el sonido. Los efectos sonoros son sencillamente espectaculares. Todo se escucha de una manera espectacular. Pero no es esto a lo que me refiero. Es al modo en el que Nolan lo utiliza. Es magnífico como el espectador cuando disfruta de la película puede observar como los distintos soldados miran hacia arriba, hacia el cielo, y mediante el sonido y sin imagen alguna, el espectador sabe lo que se aproxima. El espectador siente lo que siente el personaje. Tiene miedo. Está asustado. Y conseguir que alguien se tape los oídos en el cine de tal sonido viendo tan solo la imagen, es absolutamente maravilloso. No tengo palabras para describirlo. Es más. Me extrañaría mucho que “Dunkerque” no estuviese nominada a los Oscar este año en sonido. Y junto al sonido, tengo que destacar la banda sonora. ¿Christopher Nolan y Hans Zimmer? Ya os podéis imaginar el resultado. Impactante. No digo más y lo digo todo. Una banda sonora que es sublime y que cumple perfectamente con las dos funciones que personalmente exigía: Acompañar a las escenas de acción, y lo más importante, ayudar a crear esa tensión que rodea la escena antes de estas escenas de acción. Un trabajo por parte del compositor soberbio.

BB-SDTKT-002.jpg
Las tropas de Dunkerque en el espigón, en una de las escenas de la película.

A modo de conclusión, Christopher Nolan se consolida como uno de los mejores directores de esta generación gracias a su trabajo en “Dunkerque”. No solo gracias al manejo de las tres historias con sus tres líneas temporales distintas; también gracias a los personajes que brinda al espectador, la composición de los planos, la banda sonora, el manejo del sonido y millones de aspectos más. Todo esto, hace que “Dunkerque” sea una experiencia audiovisual espectacular que dejará sin aliento totalmente al espectador. Un proyecto lleno de épica.

NOTA: 5/5

Jorge Blanco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s