Crítica de “Rey Arturo: La Leyenda de Excalibur”, de Guy Ritchie.

La imagen puede contener: una persona, de pie, cielo, texto y exterior

Con más de tres meses de retraso respecto a su estreno en Estados Unidos, llega por fin a nuestro país “Rey Arturo: La Leyenda de Excalibur”, coincidiendo con una época del año en la que los blockbusters afloran como si no hubiese un mañana. Y mientras muchos de estos blockbusters veraniegos cumplen sin problema alguno y brindan al espectador productos llenos de entretenimiento y efectos visuales, otros se quedan a medio camino y acaban convirtiéndose en productos, que aunque son excelentes a nivel visual, carecen de fuerza y sentido. Y eso es en parte lo que le ha pasado al proyecto dirigido por Guy Ritchie. Si quieres saber lo que nos ha parecido en profundidad “Rey Arturo: La Leyenda de Excalibur”,  no dudes en seguir leyendo.

 Arturo es un joven intrépido que dirige a su pandilla por los callejones de Londonium. Tras sacar la espada de Excalibur, se verá obligado a tomar algunas duras decisiones. Junto a una misteriosa mujer llamada Guinevere, deberá aprender a manejar la espada, vencer a sus demonios y unir al pueblo para derrotar al tirano Vortigern, quien robó su corona y asesinó a sus padres antes de convertirse en rey.

1200x675.jpgNo quiero decir con lo que he comentado antes que el proyecto dirigido por Guy Ritchie sea un producto nefasto,  ni mucho menos. A nivel visual es impresionante. Es más, es un auténtico despliegue visual. Pero, ¿nos encontramos ante una película o ante una secuencia detrás de otra de un videojuego? Ni una ni la otra. Es claramente una combinación de ambos formatos. Y qué queréis que os diga, pero yo he salido bastante convencido con el resultado. Es un puro producto veraniego sin precedentes. Una película de aventuras al uso y que cumple sin problema alguno. ¿Y sabéis porque? Pues básicamente, aparte de por el tono, por la combinación de formatos: cine y videojuego.

Guy Ritchie ha conseguido construir un “Rey Arturo” que interese no solo a los conocedores de la leyenda, sino también a los jóvenes, y todo ello gracias al tono con el que está realizada la cinta. Ha construido un Rey Arturo moderno para el tiempo en el que nos movemos. Pero no solo es por eso por lo que esta cinta de aventuras cumple. Es por la combinación de ambos formatos, como bien he comentado hace unas líneas. Efectivamente se trata de una película, de cine. Pero no cine al uso, como estamos acostumbrados a ver. El director construye una historia basada en un conjunto de secuencias independientes, secuencias con un conflicto y una resolución, una detrás de otra. Y en base a eso, va construyendo la trama que engloba todo el film, con un inicio, un nudo y un desenlace. Esta simple construcción de guión, colabora a dos cosas: le da agilidad al guión, y hace que el ritmo del film no decaiga en su conjunto.

Hablemos de los distintos personajes. “Rey Arturo: La Leyenda de Excalibur” tiene todo un despliegue de personajes, y cuenta, sin lugar a duda, con diversos actores de renombre. Desde Jude Law como Vortigen, pasando por Aidan Gillen como Bill hasta llegar a Charlie Hunnam como Arturo. Charléis Hunnan brinda al espectador un Arturo nuevo, renovado, acorde a los tiempos en los que vivimos, con autoridad y sin vacile. Da mucho gusto ver cómo el chaval se planta ante la cámara. Así mismo, tenemos un amplio repertorio de secundarios, y que a pesar de carecer de desarrollo y construcción de los mismos hablando en líneas generales, cumplen a la perfección con su objetivo. Y es que menudo equipo de secundarios. Aidan Gillen, Astrid Bergès-Frisbey, Djimon Hounsou, Eric Bana o el mismísimo Jude Law, el villano de la película. Un villano del se quiera o no, se conoce mucho, y que así a grandes rasgos resulta estar bien construido y definido.

A nivel visual el proyecto que brinda Guy Ritchie es un completo despliegue visual sin precedentes. Y digo esto precisamente por la calidad visual, los efectos visuales, los movimientos de cámara y el diseño de producción. Para ser un blockbuster veraniego, el producto de Ritchie sobresale en todos estos aspectos. Todo está sumamente cuidado, desde el diseño de lo que se ve en pantalla, hasta la calidad del CGI. ¿Os acordáis de antes cuando os he dicho que parte de la película tiene un formato de videojuego? Pues en el apartado técnico también se deja ver esto. No solo en los movimientos de cámara, sino también en el uso de diversas cinemáticas y en cómo el director presenta al espectador los personajes, la acción y los espacios en los que se desarrolla la trama. Si sois jugadores de videojuegos, os daréis cuenta de todo esto que hablo. ¿Y por qué a nivel técnico resulta moderna “Rey Arturo”? Pues dejando un lado todo esto, por la banda sonora. Sí, efectivamente, las composiciones tienen un aire sumamente moderno y ágil, correspondiendo con la estética del film.

A modo de conclusión, “Rey Arturo: La Leyenda de Excalibur” resulta ser una de las películas más entretenidas y ágiles que vas a ver este verano. Llena de entretenimiento y combinando el formato del videojuego con el del cine, el producto que brinda Guy Ritchie al espectador acaba siendo un completo despliegue visual sin precedentes. Altamente recomendable.

 NOTA: 3.5/ 5

Jorge Blanco

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s