Crítica de “Death Note” (2017), de Adam Wingard.

Probablemente estemos ante la decisión más polémica de la plataforma de Netflix en su corta historia de vida: Adaptar en forma de película el famoso manga Death Note. El cual ya salto a la pantalla pequeña en forma de anime y que es conocido por todos los amantes de la cultura en mayor o menor medida.  El escepticismo que corrió acerca de la creación del proyecto en cuanto se conoció la noticia dio la vuelta al mundo con millones de fans que temían que se realizara una infame versión en acción real del material original. El fatídico día ha llegado y en CineFilms analizamos brevemente este despropósito.

Light es un estudiante de instituto que recibe por casualidad caído del cielo la death note. Un cuarderno que le permite matar a las personas, en tiempo presente de la forma que él elija. Un poder que transforma así la personalidad del protagonista siendo consciente de la responsabilidad que alberga ahora en sus manos y convirtiéndolo en un ser egocéntrico con ansias de poder.  Sus pasos serán seguido de cerca por Ryuk un dios de la muerte propietario del cuaderno y por L un agente secreto dispuesto a dar caza a Light.

En primer lugar el tempo es una de sus principales lacras. El material original cuenta con 37 capítulos para el anime y 107 para el manga. Es cierto que Netflix pretende continuar abarcando el mundo de Death Note en varias películas, pero este primer capítulo da poca información que sea satisfactoria y la que da es errónea. Su ritmo atropellado no permite interiorizar correctamente las situaciones y emociones de los protagonistas quedando por resultado una cinta de entretenimiento fría y olvidable para el espectador. Decisiones como prescindir de una necesaria voz en off (prácticamente era una marca imprescindible de la serie), una poco remarcada banda sonora o unos poco logrados efectos especiales exigidos por situaciones que recuerdan a las cutres escenas de Destino Final, nos sacan completamente de la historia y de la esencia que estaba vigentes en el discurso del material original.

A nivel interpretativo sus protagonistas Nat Wolf (Ciudades de papel) y Margaret Qualley (The Leftovers) no dan la nota. Light (Wolf) como protagonista pierde toda la inteligencia de un personaje que en el manga destacaba por ser elegante, cuidando sus movimientos y que entendía a la vez la responsabilidad de sus actos y que sacaba tajada para ser un líder supremo. Sin embargo esta versión nos ofrece a un Light que es el típico pardillo que transforma su personalidad actuando en un principio por pura venganza y que está obsesionado con el poder. Un carácter muy nutritivo que se pierde en esta versión para volver a ofrecernos al típico “villano”, en una actuación donde su expresión facial solo conoce dos extremos: que malo soy y estoy pensando luego sufro. Destrozando el alma del personaje del que se adaptar y que junto Misa (Qualley) comienzan una relación por inercia para que la historia trascurra rápido y donde no se puede sentir la conexión entre ambos. Keith Stanfield (L) es el mejor parado del reparto que sin destacar se mantiene recto y cohibido dando más personalidad a su discurso que al propia interpretación haciendo un favor a lo que representaba el personaje original. Aunque trasladar al shinigami a la realidad ha dado un resultado realmente irrisorio, Willem Dafoe (Spider-man) es el encargado de poner voz al Dios Ryuk, dotándolo de un carisma especial en su doblaje a pesar de que no podemos dejar de ver en pantalla a un poco creíble muñeco gigante que da de todo menos miedo.

No hay tensión, ni debate moral en esta historia de palomitas para adolescentes poco exigentes que de Death Note prácticamente solo guarda algunas similitudes pero que obviamente mantiene su nombre original solo para conseguir más visualizaciones. Un triquiñuela muy común hoy en día pero que sorprender ver que tenga lugar dentro de una plataforma que parecía un lugar diferente que apostaba por la calidad cultural. En definitiva, uno de los mayores fracasos del año, prácticamente insalvable.

NOTA: 0,5/5

Juan Carlos Aldarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s