Crítica de ‘El regreso de Mary Poppins’, de Rob Marshall.

Seguramente, una de las primeras películas que recordarás de toda tu infancia es ‘Mary Poppins y no es ninguna coincidencia, toda una generación creció con esta película rodeada de magia, canciones pegadizas y personajes que no olvidaremos nunca. El filme original que se estrenó en nuestro país en 1965 no ha envejecido con el paso de los años, y ya no solo eso, sino que ha conseguido llegar a lo más profundo de varias generaciones.

Precisamente por eso, las expectativas están muy altas con su regreso, con El regreso de Mary Poppins’ a la gran pantalla, y todo lo que ello conlleva. Los más nostálgicos han tenido que esperar más de 50 años para que Disney resucitara a uno de los personajes más entrañables de toda su historia, así como el concepto de película musical, que parecía ya olvidado en la industria cinematográfica.

Rob Marshall, director también de Into the Woods’, ‘Chicago’ o ‘Nine ha sido el elegido para llevar este proyecto a buen puerto. Un encargo que es un arma de doble filo, ya que es a la vez una gran oportunidad y una enorme responsabilidad, especialmente para todos aquellos que llevábamos tanto tiempo esperando este momento. Finalmente ha llegado y el próximo 21 de diciembre se estrenaráEl regreso de Mary Poppins’ en nuestro país.La mejor presentación de esta película es un reparto prometedor, con una genial Emily Blunt como Mary Poppins, Ben Whishaw como Michael Banks y Emily Mortimer encarnando a Jane Banks. Lin-Manuel Miranda como Jack, es una de las grandes sorpresas del filme, que tampoco renuncia a grandes estrellas de Hollywood como Meryl Streep, una entrañable Angela Lansbury o el regreso del inolvidable Dick Van Dyke, el auténtico Jack en la película original.

Julie Andrews tuvo la oportunidad de hacer su propio cameo, algo que rechazó radicalmente para dejar todo el protagonismo a Emily Blunt, un gesto que le honra como actriz. Con todo esto y después de volver a ver (por decimotercera vez) la película original llegó el momento de ponerse delante de la gran pantalla y observar el trabajo realizado por Rob Marshall en esta nueva entrega.

Desde el inicio, se puede reconocer perfectamente la intención de su director, y no es otra que recoger el testigo de ‘Mary Poppins’ para llevarla a una nueva dimensión, más visual, colorida y espectacular. Incluso los créditos iniciales simulan el filme de 1965, y como si se tratara de una pintura sobre óleo recrea el deprimido Londres de los años 30.Todo ha cambiado, los pequeños hermanos Banks han crecido y Michael ha tenido tres hijos, pero, sin embargo, la calle en la que viven sigue igual. En el número 17 de Cherry Tree Lane podemos ver los cerezos en flor y sus peculiares vecinos, todo se ha mantenido intacto para conservar la esencia de la película, y se agradece. Sin embargo, ahora, la familia Banks no está pasando por su mejor momento y los tres hijos de Michael: Annabel, John y Georgie necesitan urgentemente el cuidado de una niñera.

Emily Blunt es la niñera ideal y podemos decir con certeza que logra bordar su papel como Mary Poppins para encandilar a una nueva generación con este personaje, repleto de magia y encanto. Quizás algo más forzado y no tan natural como la original, pero, en definitiva, cumple sobradamente con su cometido. Por otro lado, Lin-Manuel Miranda completa la interpretación de Jack con nota, y desde el inicio consigue contagiarte la magia de esta película.

Otro de los puntos fuertes de ‘El regreso de Mary Poppins’ es su lado animado, y es que como muchos recordaréis, en la película original una parte de la historia se desarrolla en un mundo paralelo animado. En esta nueva entrega y gracias al enorme avance en el campo de la animación se ha conseguido una gran belleza visual. Sin embargo, en cuanto a la trama no resulta tan efectivo y en ocasiones llega a ralentizar demasiado el ritmo del filme.Lo más importante de ‘El regreso de Mary Poppins’ es que no pretende reemplazar en ningún momento al filme original, sino más bien, ser una secuela con la misma magia que enamoró a varias generaciones. En mi humilde opinión, ‘Mary Poppins’ sigue siendo inmejorable, porque es una película redonda y porque ha marcado mi infancia para siempre, pero esta nueva entrega se ha convertido en una secuela al más alto nivel, donde -especialmente- los nostálgicos podrán disfrutar de numerosos guiños o de la aparición del maravilloso Dick Van Dyke.

NOTA: 3.5/5

Carlos García Oliva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s