Crítica de ‘Silvio (y los Otros)’, de Paolo Sorrentino.

Este primer viernes del año se estrena la nueva película de Paolo Sorrentino ‘Silvio y los otros’. Este biopic trata sobre el ex primer ministro de Italia Silvio Berlusconi aún en su figura de “Il Cavaliere” a partir del año 2000. A España, como al resto de los países excepto Italia, nos llega la versión extendida que se ha construido a partir de las dos películas (‘Loro 1’ y ‘Loro 2’) que Sorrentino realizó sobre Il Cavaliere, que para la distribución internacional se han juntado dando lugar a un solo film de 150 minutos. En él se trata los últimos años de Berlusconi, recién salido del gobierno y rodeado de un cúmulo de escándalos que le ponen en el punto de mira, tanto nacional como internacional. Pero también es la historia de Sergio Morra que quiere llegar hasta Silvio y hacerse un hueco en el mundo de los negocios, haciendo un retrato colectivo de una Italia que aún no ha llegado a desaparecer.

Silvio Berlusconi (Toni Servillo) se encuentra en el momento más complicado de su carrera política, recién salido del gobierno y con las acusaciones de corrupción y de sus conexiones con la mafia a punto de llegar a los juzgados. Sergio Morra (Riccardo Scamarcio) es un atractivo hombre hecho a sí mismo que sueña con dar el salto de sus cuestionables negocios de provincia a escala internacional. El camino más rápido para conseguirlo es acercarse a Silvio, el hombre más poderoso de Italia. Para Sergio solo hay una manera de llamar la atención de Il Cavaliere: las fiestas, las velinas, las extravagancias y el exceso.La película tiene dos líneas narrativas. Primero conoceremos a Sergio Morra, un empresario, o intento de empresario, procedente de un pequeño pueblo. Allí desde una escala provincial y pequeña quiere llegar a ser el rey de la fiesta, de los negocios y de todo aquello que pueda conseguir. Su ansia por el éxito y el dinero es tal que sus negocios no son nada limpios: se dedica a conseguir favores a través de chicas, fiestas y dinero para hacerse un hueco en la política y estar en cargos de poder. Pero él sabe que sin una figura en concreto no podrá llegar a nada, y esa figura es el ex primer ministro Silvio. Para llegar a él se tendrá que rodear de gente de su confianza, pero sobre todo llamar su atención a partir de lo que a él más le gusta: las chicas. La otra línea narrativa es la de Silvio Berlusconi. Esta línea trata la vida de Berlusconi pero desde una perspectiva totalmente distinta tanto a la de Sergio Morra como la que se ha podido ver anteriormente de Il Cavaliere. Tras su salida del gobierno, debida a corrupción, uso indebido de poder, relaciones con la mafia, Berlusconi es un hombre hundido, entre ellas por la relación con su mujer Veronica, interpretada por Elena Sofia Ricci. Esta parte se caracteriza de la que a la otra le falta: humanidad. Sorrentino nos enseña la cara más humana de Berlusconi. Nos demuestra que también es una persona, aunque eso no le quita de todos los delitos que ha cometido, pero sí nos enseña una faceta distinta a la conocida de este personaje público.

Como en todas las películas de Sorrentino, la dirección de actores es uno de los elementos mejor llevados. No es que el resto no sea una maravilla, que lo es, pero es que la dirección a cargo de este director es otra obra de arte; también que los actores de los que se rodean son otra maravilla. Interpretando a Berlusconi está Toni Servillo, uno de los actores más famosos y emblemáticos de la actual industria italiana. Toni ya trabajó con Sorrentino en la película con la que este último ganó el Oscar a mejor película extranjera: “La Gran Belleza”. Esta película impulsó a Sorrentino a ser conocido mundialmente y declararse uno de los mejores directos de nuestros tiempos. Toni Servillo recrea a Berlusconi en uno de sus peores momentos, y no podría hacerlo mejor, sabe mantenerse en su personaje en cualquier estado en el que esté durante la etapa que narra la película, tanto preocupado, como triste, alegre… Simplemente una interpretación más que sobresaliente. El otro protagonista de la película es Sergio Morra, interpretado por Riccardo Scamarcio, al cual ya le hemos visto ya en la película de ‘John Wick: Pacto de Sangre’ y en la serie de Netflix ‘Master of None’. Su personaje, como dije anteriormente, está deseoso de éxito, lo que le lleva a hacer lo que sea para conseguirlo y poder llegar a Berlusconi. Scamarcio consigue calar por completo al personaje, hasta el punto de crear en el espectador el sentimiento de aversión. Estos dos protagonistas se rodean de otros personajes interpretados como Elena Sofia Ricci, Kasia Smutniak y Fabrizio Bentivoglio, mujeres que rodean a estos dos personajes creando así el entorno del ex primer ministro de Italia que dio tanto de hablar. Es increíble cómo Sorrentino consigue una uniformidad a la hora de dirigir, que tanto personajes principales, como secundarios y hasta figurantes estén todos acordes y en la misma línea.Aún así, la interpretación en las películas de Sorrentino no es lo único destacable. Podríamos decir que todos los elementos que componen sus películas están tan cuidados, creando al final una gran obra tanto en términos técnicos como de espectáculo, porque las películas de Sorrentino son en sí un gran espectáculo, y ésta más con sus fiestas (muchas fiestas), con las bellas ciudades y pueblos de Italia como escenarios y sus muchos personajes, y sus muchísimos figurantes. En ese sentido, el diseño de producción es una maravilla. Y junto a él diseño visual muy saturado, muy a la italiana y totalmente característico de Sorrentino.

En conclusión, este film sobre uno de los personajes públicos más destacados de la política italiana es también un retrato de una Italia de la que se ha oido hablar mucho, pero también es una película que se acerca más a esta persona y la humaniza, haciendo que el espectador puede llegar a sentir algo de empatía por él. Como cada película de Sorrentino ‘Silvio y los otros’ es de nuevo el resultado de buen cine y entretenimiento.

NOTA: ★★★★

Lucía Ruiz Vera.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s