Crítica de ‘El Collar Rojo’ de Jean Becker.

Cuando vamos al cine esperamos salir con un buen sabor de boca, con esa sensación de que ha merecido la pena pagar por una costosa entrada. Es cierto que hoy en día no están de moda los finales felices, pero el director francés Jean Becker nos permite rememorar esa dulce sensación con ‘El Collar Rojo’. Una adaptación del best seller de Christophe Rufn que consigue tocarnos la fibra sensible y mostrarnos la cara más amable del ser humano.

Esta historia cuenta con la presencia de tres protagonistas, un magistral François Cluzet que muchos recordaremos de ‘El Intocable’ como Lantier, Nicolas Duvauchelle como Morlac y una joven Sophie Verbeeck que encarna a Valentine. En torno a estos tres personajes gira una historia que utiliza constantes flashbacks para situarnos de lleno en la I Guerra Mundial.

Justo un año después de que finalice la Gran Guerra, un héroe es encarcelado en el cuartel de un pequeño pueblo. Mientras tanto, en la puerta, un perro ladra día y noche, esperando a que su dueño sea liberado tras cometer un grave acto de rebeldía hacia su propio país. Es en ese momento cuando llega Lantier, un juez del ejército a punto de retirarse que tratará de convencerle de su error, aunque no será una tarea sencilla.Lantier tendrá que armarse de paciencia, y día tras día repasará con Morlac su paso por la guerra, un relato con un mensaje anti-bélico que esconde una historia de amor truncada. Valentine y Morlac se conocieron poco antes de la Gran Guerra, y solo un tiempo después tuvieron que separarse inesperadamente, solo hay algo que les unirá en ese momento tan duro, un perro fiel que acompañará a Morlac hasta las trincheras.

A lo largo de todo el filme, Lantier se involucrará al máximo para entender porqué ese héroe de guerra hizo lo que hizo. Aunque ello conllevará pedir ayuda a las autoridades de la pequeña localidad en la que vivía Morlac desde que era un niño. Poco a poco todo empezará a encajar, y solo en el último momento entenderemos que la clave toda esta historia recae sobre ese perro que no cesa en su empeño por recuperar a su dueño.

El Collar Rojo’ es una película que transmite un mensaje realmente cautivador, gracias a una historia que nos habla sobre la injusticia de la guerra y el sinsentido de los enfrentamientos que por aquella época acabaron con millones de personas. Lantier fue en su momento un soldado que luchó con unos ideales muy firmes, pero que ahora, a punto de jubilarse, se han desmoronado completamente. Por eso, acabará apoyando la causa de Morlac, salvándole de una condena de muerte.Por otro lado, está la historia de amor de Morlac y Valentine, para enseñarnos una gran lección de humildad y perdón. Es cierto que se trata de una historia con un ritmo pausado y que a veces puede llegar a ser demasiado lenta, pero al fin y al cabo ya es algo a lo que nos tiene acostumbrado Jean Becker en el resto de sus películas. Este drama con tintes de thriller consigue sumergirnos en su historia, aún sin llegar a ser demasiado efectivo como un thriller.

Una historia que merece ser contada, y que además goza de momentos realmente memorables y difíciles de olvidar. La posibilidad de ponernos en la piel de un soldado en la I Guerra Mundial que lucha junto a su leal perro, probablemente el encargado de transmitirnos el mensaje más importante de este filme. Para los amantes del buen cine, ‘El Collar Rojo’ es una película que no se pueden perder, de la que nos deja con un gran sabor de boca y con una actuación sobresaliente de François Cluzet.

NOTA: ★★★

Carlos García Oliva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s