Crítica de ‘El Vicio del Poder’, de Adam McKay.

El director de La gran apuesta, Adam Mckay, vuelve a pisar el terreno de lo real, a cargo del biopic que habla y hablará con franqueza acerca de uno de los hombres más canallas que quiso y se instaló en la casa blanca. Lo que está por ver, es si Mckay ha sido capaz de hacer algo tan redondo cómo para que sea memorable: quizás haya rozado en parte la perfección, gracias al gran trabajo actoral y a sus grandes personajes o se haya quedado a medio camino en una historia que necesitaba de mucho más dinamismo y ligereza, está por ver.

El vicio del poder explora la historia real sobre cómo Dick Cheney (Christian Bale), un callado burócrata de Washington, acabó convirtiéndose en el hombre más poderoso del mundo como vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de George W. Bush, con consecuencias en su país y el resto del mundo que aún se dejan sentir hoy en día.Lo primero que entra por los ojos y lo último que salimos son las caras: Christian Bale en una de sus mejores interpretaciones en mucho tiempo, al igual que Amy Adams, que demuestra ser una de las actrices más polifacéticas y brillantes del panorama cinematográfico. Más allá de la caracterización (que merece un gran aplauso), sus papeles son defendidos con uñas y dientes y toman la historia: siendo una de las razones de peso por las que pese a sus algunos defectos no dejaría de ver la película, solo por esperar a ver como la familia Cheney le roba el poder a los Estados Unidos entero o ver al gran mamón de Dick Cheney morirse después de su larga vida, que ni eso lo hace mal.

No hay nada más sano que depurar el mal de la sociedad a través del humor, y esto lo entiende perfectamente el director, que parece haberse estudiado la historia de estados unidos de arriba a abajo y ha decidido airear todos los defectos que hayan podido tener sus personajes en su vida real: desde un George W. Bush (Sam Rockwell), como un completo imbécil e incapacitado para tomar decisiones hasta Donald Rumsfeld (Steve Carrell), sucio y inmoral aliado de Cheney. El exceso de sinceridad, la mamonería y la ilegalidad son elementos que solo llevan a que nos riamos mientras nos quedamos embobados con su ascenso a costa de los demás. Incluso entre ellos, muchas veces no existe ni siquiera ese código de lealtad. Estamos hablando de individuos que estemos de acuerdo o no miran por ellos, y muchas veces, por la fuerza, se llevarán por delante cualquier cosa por conseguir más, así que lo que queda es reírse y seguirles el juego a favor de los malos.Sin embargo, el principal problema que encuentro a la película es su gran densidad argumental: por una parte, el gran peso político ya podría ser una dificultad para algunos, pues es un constante bombardeo de información, referencia a guerras, nombres propios, economía… lo que es la historia política de estados unidos, que si es la primera vez, puede suponer un impedimento para disfrutar de su historia. Por otra parte, la duración de la película es excesiva lo veas por donde lo veas. Son dos horas de metraje sobre la vida de un político, que por muy interesante que sean necesitan cierta estructura, puntos de giro y bastante más ritmo para que el espectador aguante con las mismas ganas, aunque quizás lo que se busca es un espectador más especializado.

En conclusión, El vicio del poder es una apuesta interesante para el género cada vez más instaurado de los biopics (porque por alguna extraña razón nos encanta mirar hacia atrás). Es fresca, tiene un humor negro característico, un contenido político de debate y un reparto que pocas veces combina tan a la perfección. Olvidemos el tema del ritmo y la densidad por un momento y disfrutemos de la historia del despreciable Dick Cheney.

NOTA: 3.5/5

Nacho Arance López.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s