Crítica de ‘The Umbrella Academy’, de Netflix.

The umbrella academy es la nueva adaptación de cómics de Gerald Way y uno de los grandes lanzamientos de febrero en Netflix. El tráiler que vimos ya resumía la esencia de la serie, un humor absurdo, lleno de efectos especiales y personajes atractivos. Sin embargo, en sus siete capítulos es fácil perderse entre tantas tramas, gags, clichés con patas y explosiones. ¿Que ha podido pasar?

Narra la vida de un grupo de superhéroes adoptados por un inventor llamado Reginald Hargreeves. La historia se centra en los conflictos que existían en el grupo desde el principio, basándose en la vida de Vanya Hargreeves, en la rivalidad entre Diego y Luther, la desaparición de N°5 y en cómo tendrán que afrontar la misteriosa muerte de su padre adoptivo mientras luchan contra una amenaza desconocida.
Seis hermanos multiplicado por el doble de personajes secundarios más tramas capitulares hacen que la serie pierda el hilo principal de lo que te quiere contar, a veces dando la impresión de no saber como seguir. Por suerte, las tramas y personajes construido son interesantes y no funciona tan mal como podría haber sido.

Los personajes (por suerte o por desgracia) son clichés en toda regla, con personalidades marcadas, cada uno guardando su gran trauma y previsibles en cada una de sus acciones. El choque de personalidades entre hermanos puede funcionar más o menos mejor, si hablamos de una familia disfuncional y muy centrada en la excelencia de cada miembro, dando ciertos momentos cómicos agradables. Sin embargo, saber que va a hacer x personaje antes de que lo haga puede provocar más aburrimiento que risas. Las interpretaciones no decepcionan y lograr estar a la altura, con sus contradicciones, carisma único y que fácilmente se ganan una parte del corazón del espectador. En especial destacan los interpretaciones de de Ellen Page (Vanya), Robert Sheehan (Klaus) y Aidan Gallagher (N°5).
El plot twist es una herramienta de doble filo para la serie y uno de los principales motivos por los que puede echar para atrás a cualquier espectador. Me gustaría pensar que es parte del lenguaje original del cómic y al llevarlo a pantalla, donde prima la verosimilitud, simplemente sea más difícil de asimilar. Hablo de personajes que se encuentran por casualidad en medio de la ciudad,  tramas nuevas y esporádicas que resuelven una trama que parecía no tener sentido, respuestas que estaban escondidas y los personajes no habían caído hasta ahora y así un largo etc. La serie parece adicta a los giros dramáticos y en cierto modo es lo que la mantiene viva, un ritmo que cambia todo el rato y una demostración de como tiene más que contar aunque sea de la forma más imprevisible y aleatoria.

El apartado visual es de lo más singular y algo con lo que la serie es sincera desde el minuto 0. No busca una nueva historia que contar a través de la fotografía o de los efectos especiales sino que es pura espectacularidad. Quiere que nos quedemos boquiabiertos con sus efectos digitales, encantados con sus planos angulares y coloridos y transmitirnos la esencia de la viñeta del cómic, y en ese sentido no tengo nada que decir: es un entretenimiento puro, sin mucho sentido, pero lo es.
Si hay algo que ha cortado las alas a una posible buena adaptación, esto ha sido el irregular tono de la serie, que no sabe si tomarse en serio a si misma o no. Existen demasiadas tramas, algunas que quieren ser tomadas en serio y otras no tanto. Esta toda el drama familiar o incluso la trama de personajes de Vanya, y por otro lado todo el tema de los viajes en el tiempo y los asesinos patosos que les persiguen, personajes mal explotados como el mono mayordomo o la madre programada. Finalmente, lo que queda es un tono algo absurdo que no permite tomarte la serie con seriedad y se convierte por momentos en algo infantil y descuidado.

En conclusión, The Umbrella Academy no funciona como debería en pantalla, como si quisiese hablar de demasiadas cosas pero no profundizase en nada. Sus personajes entrañablemente simples, un hilo argumental caótico y rítmico y un apartado visual potente intentan distraer de un guión que todavía no ha madurado lo suficiente como para acercarse ni de lejos en lo que Netflix nos suele ofrecer como material de calidad.

NOTA:★★

Nacho Arance López.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s