Crítica de ‘Stranger Things 3’, de Netflix.

Netflix sabe que el verano está a la vuelta de la esquina, y por ello, sus grandes apuestan seriéfilas hacen  poco a poco acto de aparición. Desde el reciente estreno de ‘DARK’, la  nueva ‘Paquita Salas’, o mismamente el próximo atraco de ‘La Casa de Papel’ este próximo 19 de Julio. Pero antes de que la banda de atracadores llegue de nuevo, le toca el turno a uno de sus productos estrella: ‘Stranger Things’. Aquella serie que se estrenó en verano de 2016 y que poco a poco se ha ido convirtiendo en una de la grandes sensaciones de la productora, regresa una vez más a la vida de los jóvenes más famosos de Hawkings. ‘Stranger Things 3’ se estrena este próximo viernes 4 de julio, y nosotros, hoy aquí, os contamos nuestras impresiones de la misma. ¿Estás preparado para volver al verano de 1985?

Comienza un caluroso verano de 1985 en Hawkins, Indiana. A la salida del colegio, han abierto un nuevo centro comercial, donde se reúnen los jóvenes del pueblo y en particular, el grupo de amigos que ya está en plena adolescencia. Los primeros romances dentro del grupo complican las relaciones y tendrán que encontrar la forma de madurar y permanecer unidos. Mientras tanto, el peligro se avecina. La ciudad es amenazada por viejos enemigos, Once y sus amigos recuerdan que el mal nunca termina; evoluciona. Ahora más que nunca, tendrán que unirse para sobrevivir, y recordar que la amistad siempre es más fuerte que el miedo.Es realmente difícil hablar de un producto audiovisual sin revelar ningún aspecto clave de la trama del mismo. Es por eso que este comentario va enfocado más bien como si el mismo se tratase de unas primeras impresiones de la temporada sin spoiler algunoLa trama de esta tercera temporada arranca en el verano del 85, y aunque este arranque peca de ser algo lento y pausado, el resultado final de la temporada es más que satisfactorio y llega a estar a la altura de las expectativas.

Una trama que a pesar de estar a la altura, peca como bien he comentado de un inicio lento y pausado que sirve para ubicar al espectador en ese verano, en las nuevas y viejas relaciones de los personajes principales (y con ello me refiero a aspectos de la adolescencia en la que se encuentra el grupo principal), o mismamente para presentar la trama principal de la temporada. Una trama principal que si bien convence, resulta algo confusa, tramposa y en ocasiones, algo forzada, además de perder en muchos momentos ese factor sorpresa que tenía la primera temporada.Una de las cosas que me llevo de esta tercera temporada es sin lugar a duda el desarrollo de los personajes: desde el grupo principal hasta los personajes secundarios incluyendo por supuesto las nuevas incorporaciones. Es algo que hace a la temporada mucho más profunda que las dos anteriores, más intimista. Es realmente gratificante ver como la adolescencia y pubertad hace crecer al grupo principal. Acciones y consecuencias sería mi modo de definir las relaciones que se dan entre ellos. Todos, absolutamente todos están en una etapa de crecimiento; un crecimiento que afecta de manera a distinta a cada uno de ellos, a cada comportamiento y a cada acción que llevan a cabo. Personajes secundarios como Hopper o Joyce Byers también tienen sus momentazos, pero quién de verdad se vuelve a llevar toda la atención en ese reparto de secundarios es Steve. A él se le unen en una subtrama realmente interesante Dustin, la hermana de Lucas, Érica, y Robin, una chica que trabaja con él en la heladería del centro comercial. Sin lugar a duda, de lo mejor de la temporada.

A nivel visual la temporada no sufre ningún tipo de reproche. Todo ha sido concebido para brindar al espectador el más puro espectáculo para este primer mes de verano. Todo lo que se refiere a ambientación, incluyendo decorados o maquillaje, peluquería y vestuario alcance el nivel de sobresaliente. Y si cogemos eso y lo mezclamos con una banda sonora exquisita (una vez más) y unos efectos especiales realmente apabullantes, el resultado final es sin lugar a duda soberbio. Y eso sin contar los numerosos guiños a los que una vez más los hermanos Duffer hacen referencia en los numerosos capítulos.Es por todo ello que esta tercera parte de ‘Stranger Things’ consigue convencer. Si bien es cierto que no es redonda y que pierde en cierta medida esa frescura y factor sorpresa que sí tenía la primera entrega, el resultado que termina llegando a nuestras pantallas es como mínimo de notable. Un producto audiovisual que crece en profundidad y espectacularidad, y que augura un final más que satisfactorio para la quizás, gran serie de la parrilla Netflix.

Bienvenidos al verano de 1985 en Hawkins.

NOTA: 3.5/5

LO MEJOR: La evolución de los personajes. La subtrama protagonizada por Steve y Dustin. Los nuevos guiños. La ambientación. El factor nostálgico que se percibe.

LO PEOR: Algunas incongruencias del guión y la ocasionalmente falta de verosimilitud.

Jorge Blanco Cuesta.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s