Crítica de ‘La familia Addams 2: La gran escapada’, de Greg Tiernan, Conrad Vernon.

Imagen

Una vez más, los Addams están de vuelta. En una sociedad que abraza la riqueza de ser diferente de forma más recurrente, apostando por una amplia diversidad, es coherente que este grupo de personajes regresen, recibiendo su consecuente lavado de cara para contentar a unas nuevas audiencias menos asustadizas. En 2017, la revisión de Greg Tiernan y Conrad Vernon (La fiesta de las salchichas), se convirtió en uno de los grandes éxitos de taquilla de ese año, por lo que casi de manera instantánea se dio luz verde a una continuación. Caracterizados por ser estructura familiar dispar, diferenciándose en su amor por lo horrendo y con una tendencia tanto para la elegancia como para la patosidad, que no se sigue haciendo disfrutar de su universo, a pesar del paso de los años.  Más allá del resultado de la función, volver a reencontrarse con los personajes creados por Chales Addams, siempre es motivo de alegría. 

Secuela de la cinta animada de 2019. Morticia y Gomez están angustiados porque sus hijos están creciendo, saltando las cenas familiares y totalmente consumidos por el ‘tiempo de los gritos’. Para recuperar su vínculo, deciden meter a Miércoles, Pugsley, el tío Fester y el resto del equipo en su caravana embrujada y salir a la carretera para unas últimas y miserables vacaciones familiares. Su aventura por Estados Unidos los saca de su hábitat y los lleva a divertidos encuentros con su icónico primo, Eso, así como con muchos personajes nuevos y excéntricos. 

La familia Addams 2: La gran escapada

El alarde del vistoso efecto mariposa con el que arrancan los acontecimientos, es el momento de mayor lucidez de este trabajo. Por mucho que sea un producto lanzado de cara la víspera del próximo Halloween, la idea terrorífica que hay tras los personajes se ha desvirtuado. Siguiendo un efecto muy similar al proceso que ha seguido la saga Hotel Transylvania, cosificando a personajes de terror clásico para llegar a un público familiar, olvidando su característico tono macabro. El legado tras La familia Addams, se ido reinventado a través de las generaciones, pero siempre funcionaba porque era fiel a una serie de principios característicos (veremos como se las arregla Tim Burton con su serie para Netflix). En esta ocasión, el producto se vuelve en un divertimento mucho más grande y colorido, recurriendo a la cercana estampa vacacional, como excusa para llamar la atención del espectador, en ese intento por crear nuevos recuerdos familiares. Es una continuación mucho más grande, con los personajes recorriendo grandes parajes americanos en caravana, pero se ve muy poco inspirada, no se aprecia el esfuerzo de sus creadores por crear algo diferente, o identitario. 

Su gran aliciente, es la oportunidad de ver las posibilidades creativas que aporta el cine de animación tridimensional. Potenciando la imaginación y las situaciones surrealistas, hasta límites inimaginables. El diseño de personajes sigue siendo lo mejor de la película, homenajeando a las historietas clásicas de los años 30. Respirando una característica personalidad, un aire muy tétrico que seguramente inspiró a maestros artesanos como Henry Selick y Tim Burton. El gran problema de este título es haber perdido la chispa de sus recursos cómicos. Los chistes son mucho más simples y repetitivos, convirtiendo el pasatiempo en un tedio para el público adulto. Sigue habiendo pequeños puntos funcionales en los diálogos, pero no acaban de acompañar bien a una nueva trama en la que el recurrente sentimiento de inadaptación se lleva el peso central de la acción. Se aprecia ese intento por continuar creando subtramas independientes para cada personaje, pero no está tan bien construido como en la anterior entrega. 

La familia Addams 2: La gran escapada

Es un largometraje muy machacón en su intento por llegar a una audiencia joven. Necesitando recurrir a guiños cinéfilos para llamar la atención del adulto, pero además, mencionan artistas del pop o referentes culturales actuales, que te sacan por completo del buen sabor atemporal que siempre ha tenido el producto. A lo que se suma al generalmente molesto acompañamiento musical, recurriendo a pegadizas composiciones de rap y reggaeton (no podía faltar Maluma), para alimentar con sus ritmos el sabor de la aventura, pero que están muy fuera de lugar. ¿En qué momento Snop Dogg, se ha convertido en un héroe nacional? Es una historia que permite ver más del siempre original personaje del primo Eso (al que da voz al rapero), pero no se si es necesariamente mejor, es un personajes sin frescura en esta versión, algo similar a lo que ocurre con el bufón excesivo en el que se convierte el tio Fetido. Hablamos de una obra que intenta ser un producto para toda la familia, políticamente correcto, y sin embargo, no teme en bromear sobre el consumo de drogas. Incoherente. 

Los mejores momentos se quedan en la mansión, con la abuela Addams (maravilloso doblaje de la actriz Bette Midller), un espacio y un personaje a los que echamos de menos y que guardan los puntos más divertidos de la propuesta. Quizás estas películas se están esforzando demasiado en salir al exterior, olvidando la riqueza de los elementos con los que pueden trabajar a su alrededor. En la serie de los 90, estaban continuamente creando historias creativas, sin necesidad de salir del hogar. Esta secuela ha conseguido traer a la palestra algo más grande, y ya sabemos que más, no significa mejor, recurriendo a un desesperado desenlace monstruoso, que produce vergüenza ajena (su antagonista es terrible). La reinvención de su primera parte parecía tener mejores intenciones. Esta continuación se siente mucho más desganada, viendo a la legua que es intento desesperado por hacer caja, tras el buen funcionamiento de su predecesora. Pocas risas, un aburrimiento generalizado en un alocado título muy olvidable, aunque no sería extraño que viéramos una tercera entrega. 

NOTA: 2/5

Juan Carlos Aldarias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s