Crítica de ‘Elvis’, de Baz Luhrmann

En plena era de explotación de la nostalgia, los biopics de estrellas de la canción toman fuerza. Por ejemplo, estamos expectantes ante la llegada del filme autobiográfico de Madonna, que en principio ella misma dirigiría y estaría protagonizado por la actriz Julie Garner. Esta vertiente cuenta con dos referentes que han revolucionado el formato como precedentes: Bohemian Rhapsody (2018) y Rocketman (2019), enfrentándonos a una nueva fiebre que reaviva la falta de ideas del séptimo arte. Aunque como siempre defiendo, lo importante no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta. Y de contar historias sabe mucho el australiano Baz Luhrmann, quien vuelve a la gran pantalla tras 13 años de su última película, para retratar cinematográficamente la vida del rey del rock. Elvis sirvió como filme de clausura del último Festival de Cannes, y ahora llega a los cines dispuesta a convertirse en uno de los grandes estrenos del año. Siguiendo a este ente mundial que a día de hoy, sigue siendo el artista solista que más discos ha vendido en la historia de la música. ¿Seguirá conservando el término de visionario el creador de obras importantes como Romeo + Julieta (1996) y Moulin Rouge (2001)?

La película explora la vida y la música de Elvis Presley a través del prisma de su complicada relación con el coronel Tom Parker, su enigmático manager. La historia profundiza en la compleja dinámica que existía entre Presley y Parker que abarca más de 20 años, desde el ascenso de Presley a la fama hasta su estrellato sin precedentes, en el contexto de la revolución cultural y la pérdida de la inocencia en Estados Unidos. Y en el centro de ese periplo está Priscilla Presley, una de las personas más importantes e influyentes en la vida de Elvis.

Ha nacido una estrella, o al menos esa es la sensación que parece generar la interpretación dada por Austin Butler a la audiencia, en su primer papel protagonista. Apenas había destacado cinematográficamente, más allá de una pequeña incursión en Érase una vez en… Hollywood (2019) de Tarantino y tiene un rol suculento en el horizonte, formando parte de la secuela de Dune (2023). No obstante, Butler superó el casting y ha llegado a mimetizarse tanto con el personaje que ha necesitado incluso terapia para volver a sus cabales. Ya vendrán a deciros que es idéntico a Elvis, personalmente yo no veo ese parecido físico más allá de la caracterización objetiva, pero sí que comparten la misma presencia electrizante, y eso es algo único. El intérprete realiza un gran trabajo para caracterizar una revolucionaria actitud, potenciada por un excelente trabajo en los arreglos para las actuaciones musicales, precisamente es su tono de voz lo que consigue llevarme hasta la credibilidad de la acción. Pocos pueden hacerle sombra, aunque el contrapunto femenino de Olivia DeJonge es bastante acertado, además de poder ver a caras conocidas como las de: Kodi Smit-McPhee, Richard Roxburgh, David Wenham o Drace Montgomery. Pocos le hacen sombra, pero ahí está Tom Hanks. 

A priori asusta el protagonismo que brindan sobre el antagonista de la función, narrador de la trama, pero realmente al final del viaje comprendes esta acción. Potenciando el factor demoledor que rodea a la cinta, con uno de los personajes más despreciables vistos en los últimos tiempos. Una sombra amenazante latente, cual sanguijuela casi caricaturesca bajo todo ese trabajo de maquillaje, que realmente genera un sentimiento desagradable y quizás ahí está la proeza del actor. Siendo una cinta que consigue que uno de los hombres más afables de la industria consiga caernos insoportablemente mal. Ese Coronel Parker, reaviva el abismo sin fondo que marcó la trayectoría de Elvis, quien a pesar de criarse en una familia sin recursos, con pequeñas vicisitudes familiares consiguió deslumbrar gracias a su don vocal. Es genial la travesía que la película realiza desde las raíces de las influencias culturales de la música negra, hasta la reformulación de pista musicales que conectan con los tiempos actuales, con temas que en principio no casarian con la trama; canciones de Eminen, Doja Cat, Måneskin… y sin embargo consigue crear una pista armoniosa fuera de lo normativo como ya logró acertadamente con la nueva versión de El gran Gatsby (2013).

Y por supuesto hay un recorrido por toda la obra musical de Elvis, incluso hasta para su faceta como actor. Acertadamente pasa por los temas musicales sabiendo donde hacer énfasis y cuándo y cómo dosificar la música, para que no se superponga a la trama. Porque ante todo, esta no es una película musical. Es un común viaje a los infiernos del artista, mostrando sus vivencias con pasión. Sabiendo fusionar a dos generaciones con un homenaje a la época clásica, con el lenguaje narrativo audiovisual del nuevo siglo. Un montaje atropellado, repleto de cortes, dobles pantallas transiciones, efectos visuales… El apabullante diseño de producción, esa espectacularidad barroca que tanto define al director, potenciando el imaginario creativo del australiano, que incluso pone pedrería a sus preciosos títulos de crédito. Estilísticamente casa perfectamente con el aire exuberante de la estrella, un viaje psicodélico pero ante todo una tragedia, derrochando una luz arrolladora gracias a su protagonista. A grandes rasgos es inevitable sentir el amor que procesa el cineasta sobre el cantante, emitiendo un efecto ensordecedor que ayuda a encumbrar aún más a la leyenda. Conectando con esa idea cíclica de retorno a los problemas; la ambición, la soledad del artista, el fanatismo o los ríos de sangre ocasionados por la desigualdad social marcada por una fuerte idea racista. El poder de atracción de Elvis sigue intacto, denunciando la lucha de derechos sociales a golpes de pelvis, en una emocionante pieza que reafirma el poder de la música. 

NOTA: 4/5

Juan Carlos Aldarias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s