Crítica de ‘El Hombre del Norte’, de Robert Eggers.

En 2015 el cineasta estadounidense, Robert Eggers revolucionó a la comunidad cinéfila gracias a su ópera prima: La bruja. Apadrinado bajo el signo de la aclamada distribuidora independiente A24, consiguió ser aceptado por un público ávido de largometrajes que se alejan de lo preestablecido. Emergiendo así, una marca de autoral que dejó bien patente con El faro (2019), su segundo trabajo. Ahora para The Northman, la compañía Universal Pictures, es quien le brinda de forma directa una mayor la financiación para potenciar las capacidades creativas de este creador, en pleno auge. De esta forma, volvemos a adentrarnos en su peculiar universo de abundante oscuridad, a través de épocas remotas, con relatos aterradores y visualmente apabullantes, haciendo mención a estampas donde prolifera la violencia, la intolerancia o la locura. Una desbordante capacidad para mostrar infiernos terrenales, coqueteando con la fantasía, para edificar obras cinematográficas que nunca dejan indiferente al espectador.   

Eggers co-escribe junto al poeta y novelista islandés Sjón, un historia que retoma la epopeya fantástica escrita por el historiador danés Saxo Grammaticos a principios del siglo XIII. Ambientada en la “era vikinga” del siglo X, la película relata la vida de Amleth, el príncipe de Dinamarca, quien emprende una cruzada llena de venganza y justicia tras la muerte de su padre, el rey Aurvandil. Obligado a abandonar su hogar después de que su comunidad sea brutalmente devastada, años después emerge una fuerza bruta ligada por un legado místico, bajo el que reza su ideal vengativo bajo la constante cita:  «I will avenge you, father. I will save you, mother. I will kill you, Fjölnir» 

Ojo por ojo, diente por diente. La venganza tiñe de sangre los poros del nuevo trabajo del interesante cineasta Robert Eggers. Una carrera en ascenso, quien ahora parece apostar por las leyendas nórdicas para continuar construyendo su legado. El sello autoral está muy presente en una película que dignifica las historias de vikingos. Puestas de moda recientemente gracias a la ficción televisiva, pero que sea de una forma u otra siguen influenciando al séptimo arte, con guerreros asgardianos o héroes literarios inmortales como: Beowulf. Este nuevo largometraje parece poner esmero en capturar el aire de putrefacción medieval, en contraste con la belleza de los parajes naturales que recorren el desolado territorio europeo de Islandia. Donde la clemencia de los hombres peca por su ausencia, con protagonistas lejanos de la arquetípica figura del héroe. Seres irracionales forjados por el dolor más ensordecedor, guiados por sus propios ideales bajo el amparo de sus deidades celestiales. He ahí, donde destaca una imagen hasta ahora inaudita de Alexander Skarsgard, con su personaje más visceral hasta la fecha. Un protagonista noble a su propia manera, ligado por una fascinante y expresiva personalidad animal, sobre el que pesa la fuerza del conjunto fílmico.   

A pesar de ser gratamente satisfactoria, no acaba de cumplir mis expectativas. No deja de ser una cinta bastante lineal a nivel argumental, con poco espacio para la improvisación. De hecho, al parecer está basada en un relato que posteriormente sirvió como influencia para el Hamlet de William Shakespeare. Se define por ser muy fiel a la estructura que debería tener este tipo de entretenimiento épico, consiguiendo elevar la espectacularidad en su último tramo incluso cuando sus capacidades se mueven generalmente por un terreno bastante realista. Sin embargo, se queda corta en la exploración de toda esa brujería y encantamiento que dejaban entrever los avances promocionales. Eggers sigue manteniendo secuencias de ensoñación discordantes, abiertas a la interpretación pero de una forma más dosificada y accesible para el espectador. Las artes místicas gozan de su espacio, de forma escueta, pero engradecida por las apariciones de dos excelentes magos del surrealismo lunático como son: Willem Dafoe y Björk (presencias testimoniales que dejan huella). Por otro lado, aunque es un filme increíblemente duro, recurre reiteradamente a no excederse en el sadismo, optando preferentemente por baños de sangre fuera de cámara, sin recrearse en las acciones gráficas. Consigue ser equilibrada en ese aspecto, hay mutilaciones, vísceras, escenas sorpresivas, desbordante fuerza bruta por todos sus costados, pero tratándose de una película de vikingos podrían haber ido un poco más lejos.    

Más son nimiedades si se presta atención a la espectacular puesta en escena que ofrece. El cineasta vuelve a confiar en el director de fotografía, Jarin Blaschke, retomando su personal capacidad de recrear ensoñaciones sombreadas, sobreponiendo una imagen de tonalidad fría que en ocasiones hasta podría asemejarce al blanco y negro más bello. Solo rompe esta línea cromática, el poder devorador del fuego. Para muestra la icónica imagen volcánica con la que arranca este relato capitular, aconteciendo con una energía cautivadora.  Acompañada por una banda sonora muy lograda, capaz de transportarte a  una atmósfera salvaje, repleta de emociones incesantes propias del espacio medieval. Eggers consigue elaborar desde el respeto la experiencia bruta que el cine necesitaba. Sobre el elenco, aunque el protagonismo absoluto es de Skarsgard, cumplen satisfactoriamente Anya Taylor-Joy (aunque podría lucirse más), Ethan Hawke y Claes Bang. Destacando la siempre agradable presencia de Nicole Kidman, con ese aire imponente que suele desprender, guardándose una de las grandes escenas de la cinta. Para nada es un trabajo convencional o para el público comercial, sin embargo, es una nueva propuesta estimulante para cualquier tipo de espectador despierto a enfrentarse a nuevas experiencias cinematográficas. 

NOTA:  4/5

Juan Carlos Aldarias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s